Punto por punto – La historia reciclada

Este articulo ha tenido 579 visitas.

Por Raúl Hernández Moreno

Desde que se reportó la primera víctima de Covid en México, el 18 de marzo, a la fecha ya se registran 36,906 fallecidos, cifra que supera los 35.620 muertos que dejo la violencia en el 2019.

En el área de los dos Laredo los números son catastróficos: 4,677 positivos, con 148 muertos, 1,655 recuperados y 3,012 activos, en un universo de poco más de 700 mil   habitantes.  Son cifras preocupantes, porque encima la economía esta semi-paralizada, luego de cuatro meses de confinamiento, en el que miles de familias no tienen ingresos o los reciben de manera limitada, lo que los ha llevado a endeudarse para poder sobrevivir.

En el país se han perdido más de un millón de empleos formales, de los que unos 30 mil corresponden a Tamaulipas y 2.200 a Nuevo Laredo. Son cifras que al gobierno federal le preocupan muy poco, porque tiene su programa Jóvenes Construyendo el Futuro que según el presidente genera más empleo que todas las fábricas de la FORD, aunque no aclara que el pago de estos apoyos no genera impuestos ni desarrollo. Es dinero regalado.

La crisis, y la desconfianza en el gobierno federal, han provocado la fuga de capitales de 13,560 millones de dólares. Ese dinero cuando estaba en México ayudaba a apuntalar la economía.

Por otra parte, Rogelio Soto Quiroz consiguió que el ex campeón mundial de boxeo Juan Manuel Márquez grabara un mensaje donde le pide a la gente de Nuevo Laredo cuidarse del Covid. Hace un par de años, al llegar a un restaurante de McAllen, Márquez acababa de irse, después de desayunar y meseras y comensales estaban encantados porque el campeón accedió a fotografiarse y dar autógrafos a todo aquel que se lo solicito. Todos coincidieron en que es un tipazo. Y debe serlo.

Estos mensajes de personajes famosos   recomendando protegerse del Covid, que ha conseguido Rogelio Soto, tienen un fuerte impacto en las redes y esperemos que ayuden a generar conciencia para protegernos.

En otro tema, cada sexenio se mete a la cárcel a peces gordos y se nos hace creer que se está combatiendo la corrupción en serio y que las aprehensiones ayudarán a reducir la corrupción. Pero la historia se recicla cada sexenio. Con Miguel de la Madrid cayó el director de Pemex, Jorge Díaz Serrano y el director de la Dirección Federal de Seguridad, José Antonio Zorrilla; con Carlos Salinas cayó Joaquín Hernández Galicia, secretario general del Sindicato Petrolero; con Ernesto Zedillo, se detuvo a Raúl Salinas de Gortari; con Enrique Peña Nieto se encarceló a Elba Esther Gordillo, lideresa del SNTE.

En las últimas dos décadas han sido encarcelados varios gobernadores: Andrés Garnier, de Chiapas: Mario Villanueva y Roberto Borge, de Quintana Roo; Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, de Tamaulipas; Guillermo Padres, de Sonora.

La detención del ex director de Pemex, Emilio Lozoya se ve como un reciclaje de la historia y como un acto de venganza. El gobierno de de la 4T necesita detener a funcionarios y gobernadores en activo, para enviar señales reales de que el combate a la corrupción es en serio y no un acto de venganza. Ahí está Bartlett haciendo ojitos.